Tu Palabra

In Laudem

Con la Biblia

Nuestra Casa

La Asunción de la Virgen Santísima...

¡NO HABRÁ COMO TÚ SEGUNDA, AUNQUE OTROS MIL MUNDOS HAYA!

Evocar la imagen de la Madre de Dios es, sin duda, una de las características que más prevalece en el acontecer cristiano. Es ella la gran protagonista después de su hijo, del  proyecto salvífico trazado por Dios para unir la divinidad con la humanidad.

 

Leer más...

¡OH TEMPLO EN EL QUE CRISTO SE HIZO SACERDOTE!

Desde la cruz, Jesús entregó a María como Madre de toda la humanidad. Y esta relación de maternidad se expresa de modo particular hacia todos aquellos hombres y mujeres que quieren entregarse a su hijo radicalmente, bajo una consagración especial (vida sacerdotal, religiosa, misionera).

 

Leer más...

Fiesta de la Cátedra de San Pedro, apóstol

 

En la noche de la pasión del Señor, cuando en medio de las tinieblas se respiraba el ambiente de traición, confusión y división; en un magnífico gesto de amor, nuestro Señor Jesucristo elevó al Padre la más preciosa oración por la humanidad, en la cual clamaba al cielo diciendo: “Que todos sean uno como Tú y Yo somos uno”. (Juan 17,22)

El celebrar una fiesta tan importante como la cátedra de San Pedro, nos debe llevar a contemplar, en medio de un mundo fraccionado y dividido semejante al de aquella noche, aquel factor de unidad que el mismo Señor nos dejó en el ministerio petrino. Unámonos pues en oración, congregados alrededor de nuestros pastores, signos visibles del único Pastor, pidiendo al Padre, especialmente por el Sumo Pontífice, el papa Francisco, para  que nos confirme y nos guie hacia la unidad en la fe.

 

Miércoles de ceniza: puerta de entrada a la conversión

El miércoles de ceniza marca el inicio de este importante tiempo del calendario litúrgico católico llamado Cuaresma. Cuarenta días en los que tratando de imitar los pasos de Cristo, recorremos, como Él en el desierto un camino de purificación que nos debe llevar a la verdadera conversión de corazón: a través de la penitencia, la oración, el ayuno y sobretodo acordándonos de nuestros hermanos mas necesitados, para llevarles la Buena Nueva del Reino de Dios, a través de nuestro testimonio y obras de caridad.

La ceniza es un signo de humildad y penitencia. Se utilizaba desde el Antiguo Testamento para significar arrepentimiento y conversión a Dios. Por ejemplo los Ninivitas, quienes después del anuncio de Jonás se cubrieron la cabeza de ceniza e iniciaron un verdadero cambio de vida que llevó a la salvación de la ciudad. Por esto el signo de la ceniza en la frente se pone con la invocación: “Recuerda que eres polvo y al polvo volverás”.  O “Conviértete y cree en el Evangelio”, como una invitación a la verdadera conversión y en preparación para vivir el Misterio Pascual: Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo.   

Este año 2017 recorramos el camino Cuaresmal de la mano de María Santísima, para que sea ella misma quien nos lleve a la Resurrección de su amado Hijo, sin olvidarnos de la Cruz y del amor a los hermanos. 

Próximos Eventos

No se han encontrado eventos