Tu Palabra

In Laudem

Jesús Evangelio

Nuestra Casa

San José: La simplicidad de la Santidad

Cualquier intento por describir y honrar al Santo Patriarca José, padre adoptivo de Jesús y esposo de María, se queda corto ante la magnificencia de este hombre escogido desde la eternidad, para tan grande función: ser el custodio del Hijo de Dios y de la Sagrada Familia.  Aunque la Sagrada Escritura habla muy poco de él, la riqueza de conocimiento que podemos sacar es inmensa: Además de su prudencia, obediencia, humildad, castidad e inmenso amor por Jesús y María, San José se caracterizó también por el silencio, que demuestra su vida de contemplación y ejercicio de devoción hacia el Verbo Encarnado. Pidámosle al Santo Patrón y Protector de la Iglesia que interceda por nosotros, para que el Señor nos conceda parte de todas esas virtudes, que tanto necesitamos en nuestros días.

La Anunciación: misterio del Dios cercano

El misterio del Dios que se  encarna, hace que el hombre centre su mirada en el éxito y en las penas, en la angustia y en la soledad, porque este Dios que nos visita comparte toda nuestra vida, entra al mundo como nosotros y comparte la experiencia de morir en medio del espectáculo  y la esperanza.

Ese Dios encarnado, es quien nos invita a confiar siempre en Él,  pues es amigo y leal,  presente hasta en el fracaso,  nos acompaña cuando la soledad nos envuelve.  Es un Dios que siempre está con los pies clavados para nunca irse y con las manos abiertas para nunca dejar de abrazar.

Semana Santa: El renacer de una nueva vida

Estamos próximos a iniciar la semana mas importante para nuestra fe como Católicos, la Semana Santa.  Vamos a celebrar el misterio de nuestra Fe:  El Triduo Pascual.  Porque celebrar, lo que a primera vista es también el hecho mas doloroso de nuestra historia, la Pasión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo; porque no nos quedamos allí, en la muerte, sino que Resucitamos con Él al tercer día; la celebración de la Semana Mayor debe llevarnos a meditar profundamente los misterios de nuestra salvación, pero mas que eso, nos debe llevar a renacer como hombres y mujeres nuevos, capaces de amar al prójimo y de entregarnos por amor a él como Cristo nos enseño.  Eso es vivir el Evangelio, llevarlo dentro de nosotros mismos y con el testimonio de esa nueva vida, proclamarlo a toda la humanidad: a todas las personas que nos rodean.

MADRE: UN MISMO SENTIMIENTO, UN MISMO CORAZÓN

A lo largo de los siglos,  la cristiandad ha meditado las virtudes de la santísima virgen María, pero se ha olvidado de reflexionar sobre la base de todas las cualidades de esta Gran mujer, que es la de ser madre. No cabe duda que Dios quiso sentir abrigo, protección, la corrección de una madre terrenal, una madre que le enseñe a rezar. Se amaban los dos,  madre e hijo vivían los mismos sentimientos, pues son un mismo corazón, una misma alma. Tanto amó el mismo Salvador a su madre, que no quiso dejarla sola sino que nos la heredo, para que nos enseñe lo mismo que a Él. Es por eso que también hoy como hijos, es necesario decirle a esa madre que tanto nos enseña y nos ama: ¡FELIZ DIA MAMITA MARIA!.

Próximos Eventos

No se han encontrado eventos