Tu Palabra

In Laudem

Con la Biblia

Nuestra Casa

Amigos del Seminario

La gratitud es una virtud humana y cristiana; quizás hemos escuchado o leído aquel pasaje de la curación de los diez leprosos de los cuales sólo uno regreso para agradecer al Señor el favor recibido.

El Seminario Nacional "Cristo Sacerdote" ha sido una obra Dios que ha crecido y se ha fortalecido por su providencia amorosa, manifestada a través de la generosidad de muchas personas de fe que han aportado según sus posibilidades para el sostenimiento de esta obra de la Iglesia y para la Iglesia; a todas ellas queremos darle un vivo y sentido agradecimiento, sus nombres están escritos en el Reino de los Cielos y les acompaña la conciencia feliz y dichosa de haber colaborado en una de las tareas más nobles y hermosas al interno de la Iglesia: la formación de sacerdotes.

Varios de ellos ya se encuentran en la eternidad, sin lugar a dudas ya habrán recibido la recompensa del buen Dios.Por todos ellos y por aquellos que continúan la peregrinación por el mundo elevamos una constante oración en nuestro Seminario, para que el Señor derrame copiosas bendiciones, confiados en que no se deja ganar en generosidad.

El Seminario nació, creció y se fortaleció por la providencia divina manifestada en personas generosas; esta obra continúa prestando desinteresadamente su servicio en la hermosa y sublime labor de formar sacerdotes según el corazón de Cristo Buen Pastor; por tanto, sigue necesitado, aún más hoy, de la generosidad de personas que sean prolongación y expresión de la providencia divina, colaborando y siendo benefactores de esta obra de la Iglesia y para la iglesia.

Colombia atraviesa una difícil situación en todos los órdenes; para poder sostener las vocaciones el Seminario recurre a la generosidad de las personas, dado que ni los seminaristas, ni el seminario con sus propios recursos, ni las diócesis que los envían pueden asumir la totalidad del costo de la formación. Hermano y amigo, si puedes hacerlo ahora no lo dejes para más tarde, pues de esta manera estarás acumulando tesoros para la vida eterna "donde no hay polilla ni herrumbre que corroan, ni ladrones que socaven y roben" (Mt 6,20) y, en el último momento de tu existencia, te acompañará la conciencia de haber colaborado en la formación de sacerdotes.

Próximos Eventos

No se han encontrado eventos