Tu Palabra

In Laudem

Con la Biblia

Nuestra Casa

Formación Pastoral

Nos dice el Concilio Vaticano II en su decreto Optatam totius n.4

Toda la educación de los alumnos en ellos [los seminarios] debe tender a que se formen verdaderos pastores de las almas a ejemplo de Nuestro Señor Jesucristo, Maestro, Sacerdote y Pastor. Prepárense, por consiguiente, para el ministerio de la Palabra...; para el ministerio del culto y de la santificación...; para el ministerio pastoral; que sepan representar delante de los hombres a Cristo... Por lo cual, todos los aspectos de la formación, el espiritual, el intelectual y el disciplinar, han de ordenarse conjuntamente a esta acción pastoral...

 

También afirma lo mismo la Pastores Dabo Vobis n. 57

Toda la formación de los candidatos al sacerdocio está orientada a prepararlos de una manera específica para comunicar la caridad de Cristo, buen pastor. Por tanto, esta formación, en sus diversos aspectos, debe tener un carácter esencialmente pastoral.

Los seminarios, según el pensar y querer de la Iglesia expresado en sus documentos, deben ser semilleros de pastores calcados en el gran modelo, Cristo, que "no vino a ser servido, sino a servir y dar su vida para redención de muchos" (cf. Mc 10,45; Jn 13,12-17). Por tanto, la formación pastoral no puede reducirse al estudio de las técnicas pastorales (cf. PDV n. 58); ella debe garantizar, sobre todo, "el crecimiento de un modo de estar en comunión con los mismos sentimientos y actitudes de Cristo, buen Pastor..." (PDV n. 57); de esta manera podremos tener pastores según el corazón de Cristo, dispuestos a una entrega generosa, abnegada y sacrificada por su grey.

Próximos Eventos

No se han encontrado eventos